Skip to main content

Autolesiones en adolescentes: la otra pandemia

  • 16 de junio de 2023 –
    Psicología de Tres Cantos, Salud de Tres Cantos

Por Rocío Peces Morera, Psicóloga Sanitaria cognitivo-conductual.

La adolescencia es una etapa de transición llena de desafíos, en la que los jóvenes se enfrentan a una amplia gama de emociones y situaciones nuevas. Debido al contexto que enfrentan los adolescentes actuales, uno de los problemas que ha ido creciendo de manera preocupante es el de las autolesiones en la población adolescente. La salud mental de estos se ha convertido en un tema crucial, que merece atención y comprensión.

Las conductas autodestructivas, como cortarse, quemarse o golpearse, son señales de un malestar emocional profundo. Pueden ser una forma de expresar o aliviar un dolor interior y, muchas veces, los adolescentes no entienden realmente por qué los llevan a cabo. Suelen estar vinculados a problemas emocionales subyacentes, tales como depresión, ansiedad, trastorno de estrés postraumático o de la conducta alimentaria. También puede haber relación con traumas pasados o presentes que necesitan ser comprendidos e integrados por el propio adolescente.

Estos comportamientos autodestructivos a corto plazo pueden llegar a aliviar el dolor emocional, priorizando un dolor más físico y evitando el psicológico. El cerebro se centra en aliviar el daño físico, liberando neurotransmisores que funcionan como analgésicos, tales como endorfinas, encefalinas, serotonina y dopamina. Sin embargo, este es un comportamiento muy peligroso a largo plazo, ya que contribuye a cronificar problemas de salud mental. Con el tiempo, la autoestima se verá más afectada y las emociones como la culpa, la vergüenza, el miedo o la rabia serán más intensas y difíciles de manejar para el adolescente, llevándolo a recurrir nuevamente a la autolesión como solución, repitiendo así un círculo vicioso. Por ejemplo, si nos castigamos por tener emociones que nos hacen sentir mal, eso acabará mermando nuestra autoestima y, con el tiempo, podemos llegar a creer que no somos capaces de superar este sufrimiento.

La intervención psicológica y la prevención en los centros educativos son fundamentales para ayudarles. Es muy importante trabajar en el fortalecimiento de habilidades sociales y de afrontamiento saludables, fomentar la autoestima, regular nuestras emociones y abordar cualquier problema de salud mental subyacente. 

A los adolescentes que se autolesionan, es importante recordarles que están pasando por un momento difícil, pero que no están solos y pueden buscar ayuda, entre sus amigos, familia y profesionales. Compartir y expresar el dolor ayudará a la recuperación. El manejo de las emociones es un aprendizaje que deben realizar, pero necesitan permitirse recibir acompañamiento y ayuda.

A los padres, quiero decirles que no se culpen. No es necesariamente un reflejo de sus habilidades como padres. La adolescencia es un momento de cambios y desafíos, algunos adolescentes pueden encontrar dificultades para lidiar con sus emociones. Lo más importante que pueden hacer es propiciar un lugar seguro para sus hijos, donde puedan comunicarse sin sentir juicios, escucharlos y conectar con ellos. Conectar con ellos también requiere pasar tiempo de calidad juntos, que refuerce el vínculo en esos momentos tan complicados.

pressnorte ecoembes 890 150

Compartir Artículo

Banner Carrefour
Banner inquietudhosting.com

Noticias Relacionadas